domingo, 20 de julio de 2014

SAN PANTALEÓN

Fiesta: 27 de julio



San Pantaleón nació alrededor del año 280 d.C. en la ciudad de Nicomedia (Asia Menor), ciudad que estaba bajo el dominio del Imperio Romano y que perseguía a muerte a los cristianos.
Era de familia noble, su mamá, que era cristiana le transmitió la fe en forma oculta, pero como ella murió cuando él aún era muy joven su papá, que era pagano, lo educó bajo el culto a los dioses romanos.
Pantaleón estudió medicina, y demostró tener una gran capacidad para esa profesión, además de sus excelentes virtudes humanas y su calidad para tratar a los enfermos.
Su fama creció y hasta el mismo monarca del Imperio lo invitó a formar parte de la corte y ser el médico real.
En una oportunidad Pantaleón se encontró con un sacerdote cristiano con quién entabló una gran amistad. Las conversaciones con el sacerdote y finalmente un milagro que presenció, hicieron que Pantaleón se convirtiera al cristianismo.
Se dedicó a curar a todos los enfermos en nombre de Cristo y además obró grandes milagros. Su padre presenció un milagro y por eso también se convirtió.
El emperador admiraba a Pantaleón por su gran capacidad en la medicina, por eso no lo perseguía por ser cristiano. Alrededor del año 305 cambió el emperador de la ciudad y éste no tuvo compasión de Pantaleón. Le pidió que renegara su fe cristiana y que abrazara el culto a los dioses romanos. Como Pantaleón no quiso abandonar el cristianismo y seguía dando testimonio de Cristo, el emperador lo condenó a terribles tormentos que Pantaleón soportó heroicamente. El emperador ordenó que lo mataran de alguna manera cruel, pero cada vez que intentaban matarlo, milagrosamente él se salvaba.
Al final el emperador ordenó que lo decapitaran. Según cuenta la leyenda, ataron a Pantaleón a un tronco seco de olivo. Primero lo flagelaron y al salpicar la sangre de su cuerpo en el árbol, éste reverdeció floreciendo de repente. Entonces el verdugo levantó la espada y dejó caer el arma sobre el cuello del condenado, pero inútilmente, ya que la afilada espada se ablandó como cera y, en consecuencia, no produjo ninguna herida. Pantaleón, con su mirada hacia el cielo, siempre tranquilo, implorando perdón para sus verdugos, pidió entonces al Señor que terminaran los tormentos y que lo elevara a la gloria del cielo. Así fue como un nuevo golpe de espada terminó con la vida del valiente médico.

martes, 15 de julio de 2014

NUESTRA SEÑORA DE BETHARRAM

Fiesta: 28 de julio



En el suroeste de Francia, al pie de los Pirineos, en el pueblo de Lestelle, surge el santuario mariano de Nuestra Señora de Betharram. Según algunos autores, los orígenes del santuario de Betharram se remontan al siglo XI, cuando bajo el impulso de san Bernardo, surgieron por toda Europa cetros de devoción y de fe mariana.
La primera edificación mariana de Betharram surgió cuando unos pastores que llevaban a pastar sus ovejas en las orillas del Gave, fueron atraídos por una luz que provenía de algunas rocas de la ribera del río. Llegados al lugar, se encontraron delante de una imagen de la Virgen María. Avisados los habitantes de Lestelle del descubrimiento, se decidió construir una pequeña capilla como recuerdo. Como pareció que el lugar del descubrimiento no era muy adaptado para construir, los pastores construyeron la capilla sobre la otra orilla del Gave. Pero no lo consiguieron. Cada vez que trataban de trasladar la estatua de la Virgen ésta, milagrosamente, volvía a la otra ribera del Gave. Entonces, los pastores comprendieron que María quería una capilla en el lugar exacto en donde se encontró la estatua.
En torno a este lugar, la tradición popular testimonia la presencia de varios milagros distintos atribuidos a la Virgen María. El más importante es aquel que le mereció el nombre de “Betharam” a esta imagen de la Virgen. Sucedió que una niña, atraída por una flor particularmente hermosa aparecida en la ribera del río Gave, para recogerla se inclinó y cayó en las aguas caudalosas. Estaba por ser sepultada cuando, desesperadamente, invocó a la Virgen que se veneraba en el santuario y, de inmediato, vio ante sí un ramo que era tendido para agarrarse a él. Así lo hizo y se salvó. Por eso, quiso ofrecer en donación a la Virgen como signo de gratitud un hermoso ramo de oro y desde entonces, la imagen fue venerada como la “Virgen de Betharram”. En efecto, “Betharram”, significa, en el dialecto local, “Bello Ramo”.

miércoles, 9 de julio de 2014

SAN BENITO

Fiesta: 11 de julio





San Benito
Benito nació en Nursia, Italia. Tenía una hermana gemela, Escolástica, que también alcanzó la santidad.
Recibió en Roma una adecuada formación, estudiando la retórica y la filosofía. Después de eso se retiró de la ciudad a Enfide (la actual Affile), para dedicarse al estudio y practicar una vida de rigurosa disciplina ascética. No satisfecho de esa relativa soledad, a los 20 años se fue al monte Subiaco bajo la guía de un ermitaño y viviendo en una cueva.
Con un grupo de jóvenes, entre ellos Plácido y Mauro, fundo su primer monasterio en la montaña de Cassino en 529 y escribió la Regla para la orden de los benedictinos, cuya difusión le valió el título de patriarca del monaquismo occidental (La Santa Regla de San Benito ha sido inspiración para los reglamentos de muchas otras comunidades religiosas a lo largo de la historia de la Iglesia). Fundó numerosos monasterios, centros de formación y cultura capaces de propagar la fe en tiempos de crisis.
Repartía sus días entre horas de oración y de trabajo, recibía a muchos para dirección espiritual y algunas veces acudía a los pueblos con sus monjes a predicar.
Fue un poderoso exorcista. Este don para someter a los espíritus malignos lo ejerció utilizando como sacramental la famosa Cruz de San Benito.
San Benito predijo el día de su propia muerte, que ocurrió el 21 de marzo del 547, pocos días después de la muerte de su hermana, santa Escolástica.

lunes, 30 de junio de 2014

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE CHIQUINQUIRÁ

Patrona de Colombia
Fiesta: 9 de julio



La tradición nos cuenta que a mediados del siglo XVI un hombre que vivía en Suta, Colombia, encargó una pintura de la imagen de la Virgen del Rosario. La imagen que le pintaron tenía a la Virgen del Rosario con el Niño Jesús, y a los lados al apóstol san Andrés y san Antonio de Padua.
El cuadro fue ubicado en una capilla y estuvo allí durante más de una década. La capilla tenía el techo de paja, lo que provocó que la humedad deteriorara la pintura hasta dejarla completamente borrosa.
Con el tiempo la imagen fue trasladada a Chiquinquirá, como se encontraba en tan mal estado fue abandonada en un cuarto, habitación que tiempo atrás había sido usada como oratorio. Se dice que incluso que el lienzo sirvió para secar granos al sol.
Al comenzar el año 1586, se estableció en Chiquinquirá, una piadosa mujer, María Ramos, nacida en Sevilla (España). Esta señora reparó el viejo oratorio y colgó en el mejor lugar de la capilla, la deteriorada pintura de la Virgen del Rosario.
El día 26 de diciembre de 1586, María salía de la capilla, cuando pasó frente a ella una mujer aborigen con su pequeño hijo. En ese momento la mujer aborigen gritó a María "mire, mire Señora..." Ella dirigió la mirada hacia la pintura, la imagen aparecía rodeada de vivos resplandores, prodigiosamente los colores y su brillo original habían reaparecido, los rasguños y agujeros de la tela habían desaparecido. 
Con tan maravilloso suceso se inició la devoción a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá.

jueves, 19 de junio de 2014

CUERPO Y SANGRE DE JESÚS - EUCARISTÍA



¿Cómo está Jesucristo presente en la Eucaristía?
Jesucristo está presente en la Eucaristía de modo único e incomparable. Está presente, en efecto, de modo verdadero, real y sustancial: con su Cuerpo y con su Sangre, con su Alma y su Divinidad. Cristo, todo entero, Dios y Hombre, está presente en ella de manera sacramental, es decir, bajo las especies eucarísticas del pan y del vino. (Catecismo de la Iglesia Católica números 1373, 1375, 1413)

Comendio del Catecismo de la Iglesia Católica. Conferencia Episcopal Argentina. Buenos Aires, 2005.

sábado, 14 de junio de 2014

SANTA TERESA DE LOS ANDES

Fiesta: El calendario carmelita la festeja el 13 de julio, el Martirologio Romano la recuerda el 12 de abril día de su ingreso a la Casa del Padre.



Juana Fernández Solar nació en Santiago de Chile el 13 de julio de 1900. Desde su infancia se destacó por ser una niña muy piadosa, asistía diariamente a la Eucaristía, rezaba a María, y procuraba corregir todas sus faltas.
Hizo sus estudios en el colegio del Sagrado Corazón. Profundamente afectiva, se creía incapaz de vivir separada de sus seres queridos. Sin embargo, asumió generosamente la prueba de estudiar en régimen de internado los tres últimos cursos del colegio, como entrenamiento para la separación definitiva, ya que deseaba ardientemente ser religiosa Carmelita.
Se había sentido llamada al Carmelo a los 14 años. Mediante la lectura de los santos carmelitas y la frecuente correspondencia con la priora del convento de Los Andes, fue preparándose, tanto que a sus 17 años ya era capaz de exponer el ideal y el ardor de la vida contemplativa carmelita de una forma excelente. Ingresó en las Carmelitas Descalzas de Los Andes el 7 de mayo de 1919, a los 18 años, donde, al profesar, cambió su nombre por el de Teresa de Jesús.
No alcanzó a vivir ni un año entero en el convento, murió por una enfermedad el 12 de abril de 1920. Las religiosas aseguraban que al entrar ya era santa. De modo que, en tan corto tiempo, pudo consumar la carrera a la santidad que había iniciado muy en serio mucho antes de su primera comunión.
Desde su canonización se convirtió en la primera chilena y la primera carmelita americana que ha alcanzado el honor de los altares.

miércoles, 11 de junio de 2014

LAS OBRAS DE MISERICORDIA ESPIRITUALES


Las obras de misericordia espirituales:

Las obras de misericordia son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales (cf. Is 58, 6-7; Hb 13, 3). Instruir, aconsejar, consolar, confortar, son obras espirituales de misericordia, como también lo son perdonar y sufrir con paciencia.
(Catecismo de la Iglesia Católica n° 2447)

Citas bíblicas:
-Corregir al que se equivoca: "Si tu hermano peca, ve y corrígelo en privado. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano." (Mt 18, 15) "Que la Palabra de Cristo resida en ustedes con toda su riqueza. Instrúyanse en la verdadera sabiduría, corrigiéndose los unos a los otros." (Col 3, 16)

-Enseñar al que no sabe: "En fin, mis hermanos, todo lo que es verdadero y noble, todo lo que es justo y puro, todo lo que es amable y digno de honra, todo lo que haya de virtuoso y merecedor de alabanza, debe ser el objeto de sus pensamientos. Pongan en práctica lo que han aprendido y recibido, lo que han oído y visto en mí, y el Dios de la paz estará con ustedes." (Flp 4, 8-9)

-Dar buen consejo al que lo necesita: "Traten de convencer a los que tienen dudas, y sálvenlos librándolos del fuego." (Jds 1, 22-23) "Estén siempre dispuestos a defenderse delante de cualquiera que les pida razón de la esperanza que ustedes tienen. Pero háganlo con delicadeza y respeto, y con tranquilidad de conciencia." (1 Ped 3, 15-16)

-Consolar al triste: "Bendito sea Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos reconforta en todas nuestras tribulaciones, para que nosotros podamos dar a los que sufren el mismo consuelo que recibimos de Dios." (2 Cor 1, 3-4)

-Sufrir con paciencia: "En efecto, ¿qué gloria habría en soportar el castigo por una falta que se ha cometido? Pero si a pesar de hacer el bien, ustedes soportan el sufrimiento, esto sí es una gracia delante de Dios. A esto han sido llamados, porque también Cristo padeció por ustedes, y les dejó un ejemplo a fin de que sigan sus huellas. Él no cometió pecado y nadie pudo encontrar una mentira en su boca. Cuando era insultado, no devolvía el insulto, y mientras padecía no profería amenazas; al contrario, confiaba su causa al que juzga rectamente." (1 Ped 2, 20-23)

-Perdonar: "Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo." (Col 3, 13)

-Rezar: "Eleven constantemente toda clase de oraciones y súplicas, animados por el Espíritu. Dedíquense con perseverancia incansable a interceder por todos los hermanos" (Ef 6, 18). 

jueves, 5 de junio de 2014

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS























Devoción al Sagrado Corazón de Jesús

La Iglesia dedica especialmente todo el mes de junio al Sagrado Corazón de Jesús, con la finalidad de que los católicos lo veneremos, lo honremos y lo imitemos especialmente en estos 30 días. Su fiesta principal se celebra siempre el viernes posterior al segundo domingo después de Pentecostés.
La devoción al Sagrado Corazón de Jesús es de origen medieval, ya que existen escritos muy antiguos que mencionan esta devoción, sin embargo, la fuerza de esta devoción en la Iglesia se dio por una serie de apariciones que recibió la religiosa Margarita María de Alacoque (ahora santa),en Francia, en 1673.
Jesús se le apareció en varias ocasiones para decirle lo mucho que amaba a todas las personas y lo mucho que le dolía a su Corazón que las personas se alejaran de Él por el pecado.
Durante estas visitas a su alma, Jesús le dio la misión de enseñarle a todos a quererlo más, a tenerle devoción, a rezar y, sobre todo, a tener un buen comportamiento para que su Corazón no sufra más. Además, Jesús le prometió a Margarita que si un apersona comulgaba los primeros viernes de mes, durante nueve meses seguidos, recibiría muchas gracias divinas.

La Iglesia ha bendecido esta piadosa costumbre de los primeros viernes de mes, iniciada con las promesas de Jesucristo a santa Margarita María de Alacoque, indicando el espíritu de reparación y de conversión con que hay que vivirla.

Estas son las 12 gracias que Jesús prometió a los que comulguen los primeros viernes de mes durante 9 meses seguidos:

1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado (casado(a), soltero(a), viudo(a) o consagrado(a) a Dios).
2. Pondré paz en sus familias.
3. Los consolaré en todas las aflicciones.
4. Seré su refugio durante la vida y, sobre todo, a la hora de la muerte.
5. Bendeciré abundantemente sus empresas.
6. Los pecadores hallarán misericordia.
7. Los tibios se harán fervorosos.
8. Los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección.
9. Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada.
10. Les daré la gracia de mover los corazones más endurecidos.
11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás será borrado de Él.
12. La gracia de la penitencia final: es decir, no morirán en desgracia y sin haber recibido los Sacramentos.

domingo, 25 de mayo de 2014

POR LA SEÑAL DE LA SANTA CRUZ




Por la señal de la Santa Cruz
de nuestros enemigos,
líbranos Señor, Dios nuestro.

Para completar con el dibujo de la señal de la cruz, haga clic en el siguiente enlace:

http://www.dibujosparacatequesis.blogspot.com.ar/2012/07/senal-de-la-cruz.html

domingo, 18 de mayo de 2014

MARÍA AUXILIADORA

Fiesta 24 de mayo


Desde los comienzos de la era cristiana, en varias situaciones el pueblo creyente le ha dado a la Santísima Virgen el nombre de María Auxiliadora, pero fue instituida como fiesta oficial de la Iglesia por el papa Pío VII.
Había sucedido en el siglo XVI que en el pueblo católico europeo se confió a María para ganar la batalla de Lepanto contra los mahometanos que estaban arrasando con el catolicismo. Mientras la batalla se llevaba a cabo, el papa Pío V, con una gran multitud de fieles recorría las calles de Roma rezando el Santo Rosario, y efectivamente, a pesar de que eran menores en número la batalla fue un éxito. En agradecimiento de tan espléndida victoria san Pío V mandó que en adelante cada año se celebrara el siete de octubre, la fiesta del Santo Rosario, y que en las letanías se rezara siempre esta oración: María Auxilio de los Cristianos, ruega por nosotros.
En el siglo IX el emperador Napoleón se atrevió a poner prisionero al Sumo Pontífice, el papa Pío VII. El Sumo Pontífice hizo entonces una promesa a la Virgen, prometiéndole que si lo libraba de esa prisión le dedicaría un nuevo día de fiesta en la Iglesia. Y así sucedió, el 24 de mayo de 1814 regresó triunfante a la ciudad de Roma. En memoria de este noble favor de la Virgen María, Pío VII decretó que en adelante cada 24 de mayo se celebrara en Roma la fiesta de María Auxiliadora en acción de gracias a la madre de Dios.
Más adelante, en 1868, en Turín, Italia, el sacerdote Juan Bosco (hoy santo) consagró la Basílica de María Auxiliadora, que había sido pedida al sacerdote por la misma Virgen María, que en una aparición le dijo que se la invocara con el título de Auxiliadora. Desde ese día, gracias a san Juan Bosco, esta advocación se propagó por todo el mundo hasta hacerse muy popular.